Proyecto IN MEMORIAM. Tres generaciones y un vestido. Manuela Bodas



Esta es la segunda entrada del Proyecto "In memoriam". 
Lean el poema y las palabras de Manuela Bodas. Sobran más explicaciones.




EL VIAJE[1]

                                               Un vuelo sutil,
alcanza el vientre
fecundo de la tierra.
El vuelo, trae la semilla
que brota en el labio
abierto de la vida.
Un leve roce de pupila,
abre la luz,
se enciende el útero del universo,
aparece entonces
la silueta infinita de la existencia,
el río místico de la sangre.

Madre, hija, nieta,
en el viaje infinito de la memoria,
en el feliz retorno
al núcleo del tiempo.
Madre, hija, nieta.
¿Tres, dos? ¡No… una!
Una dibujada en otra, y en otra.
Una misma que cede sus raíces
a las otras.
Una misma que vuelve
de las sombras.

Así el viaje, se hace más llevadero,
porque en el bolso de la vida,
llevas siempre,
memoria de sobra,
trajes para cada frío,
ganas de las otras,
y un tónico de almas,
por si el temporal arreciara.

Entre madre e hija,
ando yo, colocándome sus sombras.
Son sombras buenas,
que me aman y me nombran.
Me nombran bonito,
con la boca de la calma,
con la risa de las ganas.
Gracias madre.
Gracias hija,
por este viaje, imposible sin vosotras.

El viaje es un poema que surgió para una fotografía, en la que tres mujeres: madre (Josefina), hija (Manuela) y nieta (Vera), se vuelven una, ataviadas con el mismo vestido, los mismos aderezos, y un bolso como único equipaje, donde se guardan y permanecen secuencias de ADN, cadencias de genoma, átomos de existencia, raíces de sangre, lluvias de ganas, silencios llenos de gracia. Tres mujeres: madre, que me dio sus células, yo hija, como eslabón unificador, nieta que trajo el viento bueno de la vida. Gracias, universo por convertirnos con esta instantánea en tres hermosas estrellas que habitan para siempre en la galaxia de la existencia.
                    Manuela Bodas Puente


                       





[1] Dedicado a Mª Edén, fotógrafa que ha tenido una maravillosa forma de emplear su ocio con un precioso proyecto en el que nuestros antepasados, sus objetos, sus cosas, sus formas de ser y la impronta que nos dejaron, quedará reflejada en este proyecto de vida y de muerte, porque la muerte es el paso hacia la vida otra vez. Gracias Mª Edén

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada