Luces de esperanza alzadas al cielo

Que canten los niños, que alcen su voz
que hagan al mundo escuchar...

Así, con esta gran canción de fondo, no pudieron escoger una mejor, se elevaban uno a uno los farolillos de luz.
Familias encendiendo el pequeño fuego que se necesitaba para calentar el aire que haría que estos pequeños globos de papel ascendieran y llegaran simbólicamente al resto del mundo. 

Un acto hermoso y emotivo, sin lugar a dudas. Por los derechos de los niños. Mi enhorabuena a la ONG SED por esta iniciativa, que recaudaba fondos para becas en escuelas de Zambia.








No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada