Zafarrones de Riello

El día de ayer lo dediqué a buscar localizaciones para las bodas de la nueva temporada y en una de mis incursiones me encontré algo que el destino quiso que viera. Los zafarrones de Riello.
Es algo que nunca he tenido la oportunidad de ver en directo y que sé de su existencia por las historias que mi abuelo centenario me contaba cuando era niña. Me hablaba de hombres con pieles, con cuernos de vacas, con cencerros. Ayer los vi y, abuelo, te eché de menos.









No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada